¿El cableado exterior debe ser aéreo o subterráneo? ¿Qué tenemos?

Casi todos nosotros somos testigos de lo que muestra la siguiente figura tomada muy cerca de la universidad.

Imágenes blog-03Imágenes blog-04Imágenes blog-02Imágenes blog-01

Imágenes reales tomadas en la calle frente a la puerta peatonal 6 de la PUCP [Imagenes propias]

Bien, esto mismo ocurre en muchos lugares en el país. Sin embargo, a todos nos gustaría que las calles se vean de esta otra forma, como se aprecia en esta foto de Sao Paulo del año 2010:

Imágenes blog-05

Calle sin cables- Calle del centro de Sao Paulo [2]

Las experiencias en diferentes ciudades de Latinoamérica (Colombia, Chile, Ecuador, entre otros) muestran que en avenidas y calles donde es permitido el cableado aéreo, se producen con el tiempo “mallas” de cables que afectan el ornato de la ciudad.

El Código Nacional de Electricidad – Suministro da reglas muy claras para la colocación de cableado aéreo para los sistemas eléctricos y de telecomunicaciones definiendo las distancias de seguridad necesarias para evitar cualquier riesgo. Así mismo, el Reglamento Nacional de Edificaciones en la Sección EC.040 indica que la construcción de redes de distribución de telecomunicaciones en nuevas habilitaciones urbanas deben ser subterráneas, es decir, que para los nuevos barrios ya no se debe instalar cableado aéreo, sino subterráneo.

Esta indicación ha sido aprovechada por las municipalidades para emitir ordenanzas y prohibir el cableado aéreo en sus circunscripciones o exigir la re ubicación de los cables instalados en ductos subterráneos, así como se ha empezado a exigir la re ubicación del cableado desordenado.

En otros países de la región, se han hecho campañas para eliminar el cableado sobrante que dejaron empresas instaladoras aun cuando el usuario ya no lo requiere y en Lima también se han hecho algunos intentos (ver artículo en gestión.pe del 23 de abril del 2016: MML y Telefónica retiran cableado aéreo del Centro de Lima)

Para tomar en cuenta

El costo del cableado subterráneas es mayor al costo del cableado aéreo. Sin embargo, hacen falta estudios para conocer no sólo el costo inicial sino, los costos por mantenimiento y operación. Aproximadamente el metro de cableado aéreo cuesta alrededor de USD$ 8, mientras que el metro de cableado canalizado convencional (zanjas de 1.2m de profundidad y unos 50cm de ancho) cuesta USD$ 40 aproximadamente (a todo costo). Sin embargo, se podría considerar el uso de microcanalizado, el mismo que se instala a una profundidad de 30cm y un espesor de 5cm con un costo aproximado de USD$ 20. Esta alternativa, que ya está siendo utilizada por el estado peruano requiere obviamente, estudios del suelo para verificar su viabilidad.

Las tendencias tecnológicas claramente nos llevan a contemplar como principal opción, con miras hacia el futuro, el tendido de cableado de Fibra Óptica, el mismo que obviamente implica dificultades técnicas propias del uso de ductos subterráneos (inundaciones, calentamiento, espacio para elementos activos si son necesarios, entre otros). Sin embargo, es necesario considerar también la aparición de tecnologías de distribución de redes de fibra óptica con elementos pasivos, donde todos los elementos intermedios son basados en tecnología óptica, eliminando los requerimientos de energía y los equipos asociados.

No se cuenta con información del número de postes en la ciudad ni de su capacidad instalada y por aprovechar, así como la no existencia de un plan para compartirlos entre los diferentes usuarios y operadores de las redes, tanto eléctricas como de telecomunicaciones. Aunque tenemos una ley que fomenta la compartición de la infraestructura, es necesario hacer un estudio a nivel ciudad para determinar cuál es la capacidad instalada y la requerida para el caso del cableado y los postes de soporte. Sin una clara organización, esto, a la larga, constituye un problema de contaminación visual, que pese a no ser tan agresiva como la publicidad en letreros, igual altera el entorno urbanístico a través de la acumulación desordenada de cables.

Dado que el cableado aéreo de distribución debe llegar, finalmente, a las edificaciones, es indispensable formalizar una única vía de acceso a los servicios en los edificios, lo que debería estar contemplado en la EM.020 del Reglamento Nacional de Edificaciones y que constituye una práctica común en otros países. Mientras la instalación de acceso no sea única, tendremos muchas más formas de acceder a una edificio, tendremos más cables y más ductos de acceso.

Es indispensable contar con un Plan de Ordenamiento Territorial y una autoridad asociada que defina las estrategias para el uso de los espacios públicos para la distribución eficiente de los diferentes servicios públicos (no sólo los de telecomunicaciones), programando, estratégicamente, su instalación y su distribución para no afectar el ornato de la ciudad y disminuir la contaminación visual.

Hay un espacio muy importante para realizar estudios, del microcanalizado, redes ópticas pasivas, compartición de infraestructura, instalaciones de acceso en edificaciones, entre otros temas que deben ser promovidos, pues darán sustento a normas y recomendaciones adecuadas para nuestro país.

Informe realizado gracias a la colaboración del Prof. Hugo Rosas del curso TEL238-Comunicaciones Ópticas

Fuente:

  1. http://elcomercio.pe/
  2. https://www.flickr.com/photos/hotu_matua/4870234891/in/album-72157623706643059/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *